Retrouvez-nous sur les réseaux sociaux

Inscrivez-vous à l'info-lettre

Aller au contenu. | Aller à la navigation

Outils personnels
Menu
À la une
  • Les voies de l’intériorité

    Du 8 au 10 juin, l’Université européenne assomptionniste vous invite à venir découvrir, partager et vous enrichir, sur le thème de l'intériorité.

Voir toutes les actualités

Domingo 24 diciembre

Print
Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden

Que nos sea concedido reconciliarnos contigo, Señor, y ofrecer a los demás una porción de tu amor. Sobre todo cuando el hombre comete lo irreparable, lo inexcusable… y que nos hace daño. Que nuestro corazón no se embote en pruebas semejantes. Que nos sea dada tu fuerza para continuar el camino con él del mismo modo que te suplicamos que continúes el camino con nosotros. Cuando no logramos olvidar el daño padecido, cólmanos de tu amor para no encerrar a nuestro hermano en lo que ha hecho. Cuando hemos hecho el mal, que pongamos nuestra confianza en ti para no desesperar de nosotros mismos.

No nos dejes caer en la tentación
Si la vida nos lleva al desierto, danos suficiente paz para no rebelarnos contra ti y la fuerza del Espíritu Santo ante la prueba. Frente a las tentaciones, concédenos no cometer lo que más tarde lamentaremos. Que las decepciones de la vida no nos encuentren desarmados ante las trampas del tentador ni demasiado débiles ante los que nos alejan de ti. Guárdanos de dudar de ti más allá de nuestras fuerzas. Y que nuestra alma descanse en ti.

Y líbranos del mal
Líbranos de todo lo que hiere al Hombre y lo que desfigura tu Imagen en él. Líbranos de la injusticia y del odio para que vivamos en la paz de tu amor. Sálvanos de la mentira para que anunciemos la verdad de tu Cristo.
Purifícanos de nuestra sed de poder, de nuestras ansias de poseer todo y nuestras pretensiones de saber todo. Danos un corazón que sepa escuchar y acompañar al otro. Concédenos superar nuestras dudas, vencer nuestras resistencias y poner remedio a nuestras negligencias. Ilumina nuestra vida con todo lo que quieres ofrecerle. Que nos abandonemos a ti en la confianza y nuestra vida será alegre y hermosa.
AMÉN

Commentaire du Notre Père, nouvelle version, P. Vincent LECLERCQ, aa